El exclusivo condominio de generales de Carabineros y sobre los que no pagan contribuciones

Print Friendly

Un grupo de generales de Carabineros, activos y en retiro, entre los que se incluye el general director Bruno Villalobos, son propietarios de un elegante condominio en Peñaflor, donde no pagan impuestos.

Según informó Ciper, el condominio fue creado en 1990 y está constituido por 18 parcelas de cinco mil metros cuadrados cada una, 16 de las cuales están en situación irregular y no pagan los impuestos territoriales correspondientes.

Entre sus propietarios figuran además de Villalobos, el ex director general de la institución Fernando Cordero, el general (r) Ricardo Solar, ex miembros del alto mando policial, el rector de la universidad SEK, Carlos Pereira, y el empresario Mario Vásquez, condenado por tráfico de efedrina a México.

Villalobos adquirió este terreno en 2011 por 29 millones de pesos y construyó una casa con piscina, quincho y jardines, la que no ha sido regularizada ante la Dirección de Obras de la Municipalidad de Peñaflor.

En su última declaración de patrimonio, Villalobos le asignó una tasación fiscal de 130 millones de pesos, pero de acuerdo al Servicio de Impuestos Internos la propiedad está identificada como un predio de uso agrícola, exento de pago de impuestos.

Al ser consultado sobre este tema, el general director reconoció la irregularidad explicando que la construcción se inició por parte de la empresa de Omar Urrutia, quien falleció en 2013, y que hasta el momento no ha logrado recuperar los planos para seguir con el conducto regular.

En relación a la tasación, Villalobos indicó que los 4,7 millones que le adjudicaba como valor el SII eran muy bajos para el valor comercial actual, por lo que decidió cifrarla en 130 millones.

foto_0420170412174457Otras personas que han tenido propiedades en Tranque San Javier son el general (r) Gerardo González, ex oficiales involucrados en casos de derechos humanos como Ángel Lorca y Pedro Bobadilla, una hermana del ex jefe operativo de la DINA Ricardo Lawrence y un civil procesado por el asesinato de René Schneider, Julio Bouchon.
Lorca, ex coronel de Carabineros, fue procesado por el secuestro del sacerdote Miguel Woodward (1973), mientras que en 2016 también fue procesado por el secuestro de una menor de 14 años, Viviana Victoria Fernández, hecho ocurrido en 1974.
Por su parte, Bobadilla fue procesado por su participación como encubridor del homicidio de Luis Rubio, joven de 20 años que recibió un balazo durante una protesta el 30 de octubre de 1984.