Procesan y dictan orden de detención contra Cristián Labbé por torturas en Temuco

Print Friendly

El procesamiento y la orden de poner al exalcalde de Providencia, Cristián Labbé ante la presencia del Tribunal, se dictó por la causa en que se investigan las torturas causadas a Harry Cohen Vera que diera a conocer Cambio21.

“Ante mi apareció un militar fuertemente equipado, quien mirándome de manera amenazante me gritó: ¡baja la mirada concha de tu madre!… Ante la sorpresa y el temor, no reaccioné en forma instantánea, provocando en él un estado de histeria que derivó que sustrajera el arma cortopunzante conocida como corvo, avanzara hacia mí y profiriendo insultos y amenazándome con cortarme el cuello…”, fueron solo parte de las declaraciones que la víctima, por aquel entonces un joven de 22 años, relatara su primer encuentro con el teniente boina negra, Cristián Labbé Galilea, en 1973.

Cambio21 contactó al abogado querellante de la causa, quien ratificó que “Efectivamente, puedo confirmar que el coronel (r) Cristiàn Labbè se encuentra procesado por torturas en la Corte de Temuco y que no ha comparecido, esto preludia su detención por la PDI, puesto que esta se encuentra también decretada. Él tiene abogados constituidos en la causa y seguramente está enterado”, dijo antes que en la mencionada causa se dictara la orden.

“Las torturas por las cuales se le procesa, son las que conllevan el mayor grado de perversidad que he conocido en mis 32 años como abogado penalista. Todo atentado contra la vida o la integridad corporal  tiene un motivo, algo que sin justificarlo puede explicarlo, habitualmente un agravio, un dolor o una odiosidad del victimario, incluso en los crímenes de odio racial,  religioso o político esto se mantiene. Sin embargo, mi representado Harry Cohen fue torturado salvajemente con el simple motivo de enseñar esta práctica deleznable. Mi representado no tenía participación política alguna, fue escogido al azar simplemente porque vestía con barba y ropa no formal; un hippie de la época”´, señaló Roberto Ávila.

“Yo he tratado de explicarme lo que sucedió y durante el tiempo le he dado varias interpretaciones. Al comienzo se pudo pensar que se debió a un error de algún funcionario, pero con el tiempo uno se da cuenta que es un comportamiento típico que ellos tenían (la dictadura). Fantaseaban con mercenarios que habían llegado a Chile y en mi caso puedo haber parecido extranjero por el nombre. Les molestaba mi apariencia física, pelo largo y barba, propio de aquella época. Si hasta les parecía extraño que me dedicara a electrónica, pues parece que pensaron que tendría que ver con las comunicaciones de la radio clandestina que operaba en Neltume, pero nada de eso era cierto”, asegura Cohen.

Para Cohen, “Las torturas que sufrí fueron sin sentido, las preguntas acerca de lo que hacía yo o mi familia eran acompañadas de descargas de corriente, que aumentaba si no les parecía adecuada mi respuesta (…) en cada oportunidad que fui torturado, era izado con mis manos amarradas a la espalda, capucha en mi cabeza y electrodos puestos en  brazos, pies y caderas.  Era un ritual que comenzaba en silencio y luego se venían las preguntas, insultos y amenazas. Los golpes de corriente eran insoportables”, indica.

“Después de los hechos y durante mucho tiempo, no supe nada de Labbé, hasta que lo vi en televisión y me conmocioné. Si lo viera frente a frente… tengo tantas cosas que decirle, que quizás no pueda decirle nada, pero lo primero que se me viene a la mente es decirle ¡hijo de puta, asesino!…  porque lo que vivió Labbé, lo disfrutó y hasta la fecha con sus odiosidades y mentiras, lo sigue disfrutando.  No es algo personal, pero si veo que puedo ayudar a castigar a alguien que ha hecho mal las cosas, lo haré, denunciando lo que a mí me hizo para ayudar así a otros también a hacer justicia”, aseguró Cohen Vera a nuestro medio.

El tribunal determinó denegar la libertad a Labbé, por considerarlo un “peligro para la sociedad”.

Fuente: CAMBIO 21

 

Be the first to comment

Leave a Reply