Aduana incauta cigarrillos y ropa en camión cargado con verduras

Print Friendly

Fiscalizadores del Servicio Nacional de Aduanas detectaron un millonario contrabando de cigarrillos, ropa y etiquetas de prestigiosas marcas internacionales en la avanzada de Quillagua. Las mercancías venían ocultas debajo de 18 mil kilos de frutas y verduras, las cuales fueron estibadas especialmente para tratar de eludir el control fiscal.

El procedimiento se registró durante la madrugada cuando el camionero ariqueño P.A.O. llegó hasta la avanzada aduanera y presentó un manifiesto de carga indicando que transportaba frutas y verduras con destino a Santiago. Al revisar el camión los aduaneros detectaron inconsistencias en el volumen y estiba, por lo que procedieron a intervenir la carga.

Fue así como se estableció que debajo de las lechugas y morrones había una serie cajas cubiertas con plástico negro, las cuales contenían 29.811 cajetillas de cigarrillos y 543 distintas prendas de vestir.

Los cigarrillos venían divididos en 2.271 cartones de la marca Carnival, 295 cartones de la marca Pine Change, 276 cartones Esse Change, además de 1.171 cajetillas a granel de Carnival, 200 cajetillas de Pine Change y 20 de cajetillas Esse Change.

Además de los cigarrillos, los aduaneros también encontraron 543 prendas de vestir entre las que figuran 58 poleras deportivas Nike y 45 Martina, 14 chaquetas Columbia y 24 Lippi, 180 jeans Wrangler y 26 camisas Calvin Klein. A ello se sumaron cajas con más de 5 mil etiquetas imitativas de las marcas North Face, Adidas, Columbia, Merrell y Lippi, las que presuntamente serían usadas en la confección de prendas falsificadas.

La evasión fiscal en el caso de los cigarrillos supera los 81 millones de pesos, mientras que en las prendas de vestir llega a los 21 millones.

El camionero fue denunciado por contrabando y arriesga penas de presidio y multas de hasta 5 veces el valor de las mercancías.

El Director Regional de la Aduana de Iquique, Ricardo Aceituno, señaló que durante el fin de semana largo se reforzaron los controles de la Primera Región, tanto para brindar una atención expedita a los miles de turistas que entran y salen de Iquique, como para evitar contrabandos y otro tipo de ilícitos.