Iván Moreira: El fiscal nacional fue despiadado conmigo

Print Friendly

El desaforado senador Iván Moreira (UDI) descartó que la salida alternativa que le fue otorgada, siendo imputado por emisión de boletas falsas en el marco del caso Penta, se haya debido a presiones del Congreso y acusó al ex fiscal Carlos Gajardo de intentar modificar los quórum parlamentarios con el proceso en su contra.

Tras años sin presencia en programas de televisión, el parlamentario fue entrevistado este domingo en el espacio de debate político Estado Nacional(TVN), donde abordó la reunión privada sostenida por el fiscal nacional,Jorge Abbott, con el entonces senador y actual ministro de Justicia,Hernán Larraín -justo un día después del triunfo de Sebastián Piñera en segunda vuelta-, que tuvo como objeto tratar la situación judicial de su par de la UDI.

Tras esa cita, en específico, 27 días después, el 15 de enero, el fiscal regional Oriente, Manuel Guerra, quien lleva adelante el caso Penta, solicitó audiencia para suspender condicionalmente a Moreira.

Posteriormente, el 30 de enero de este año, el tribunal aceptó el acuerdo entre la Fiscalía y la defensa del senador UDI para suspender el proceso con la fijación de un domicilio y el pago de 35 millones de pesos al Fisco, cifra correspondiente a la totalidad del monto de las boletas ideológicamente falsas facilitadas por el legislador, a quien además se le dio la posibilidad de cancelarlas en 12 cuotas.

A días de la controversia por la revelación de la reunión, Moreira manifestó que “lo que se ha tratado de hacer es una cierta caricatura, en donde se la ha ido haciendo daño al país. (…) No en todas las cosas que se hacen tiene que haber perjuicios o hay maldad detrás”.

Lo que hizo el senador Hernan Larraín fue una cuestión institucional, solicitada por los partidos de Chile Vamos -específicamente, Renovación Nacional y la UDI- donde sus jefes de bancada le pidieron al entonces presidente del Senado, Guido Girardi, que acogiera y enviara un documento al señor Abbott, como fiscal nacional, para que en virtud de las atribuciones que él tenía, pudiese desarrollar una labor en el contexto de apurar una tramitación judicial”, dijo.

“Ahora, ustedes comprenderán que cuando alguien dice ‘pero si esto le iba a favorecer a usted’…, por Dios, el señor Abbott fue el más despiadado conmigo, entonces no sé qué beneficios yo pude haber tenido“, aseguró Moreira.

El parlamentario remarcó que “(no hubo) ninguna (presión a Abbott), si a mí el fiscal nacional no me quiere, entonces no nos engañemos. No se trata de cariño, él cumple su función. A mí no me ayudó en nada, lo respeto, él es el fiscal nacional”.

“Por unas boletas más, boletas menos, no dañamos la moral de este país”

En un momento, Moreira fue emplazado por la panelista y ex candidata presidencial del Frente AmplioBeatríz Sánchez, sobre el financiamiento ilegal de la política por parte de empresas, que según el parlamentario fue una práctica normalizada desde el retorno a la democracia.

Moreira respondió que “hay muchas cosas que no son legales pero se hacían, ahora el punto es que se puso un punto final y eso terminó. No me venga a decir que por unas boletas más o unas boletas menos nosotros dañamos la moral de este país“.

“¿Si tú me preguntas si yo me sentí cometiendo una irregularidad? No. (…) Yo cuando lo hice lo hice de buena fe y todos los políticos lo hicieron de buena fe“, indicó.

“Me sentí chantajeado por el fiscal Gajardo”

Moreira también repasó y trató de “doble estándar” al ex fiscal Carlos Gajardo, quien junto a su par Pablo Norambuena renunció al Ministerio Público en rechazo a la decisión de la Fiscalía de solicitar la suspensión condicional del procedimiento en contra del senador.

Moreira expuso que “cuando se produjo mi desafuero, yo lo pedí y se hicieron contactos con el fiscal Gajardo y se le dijo a él que yo quería un juicio rápido. Él no quiso el juicio, sino que quería que yo le aceptara un juicio abreviado por 61 días, pero desde el primer día dije que no iría a un juicio abreviado porque no cometí ningún delito”.

El ex fiscal se caracteriza por seguir a las cámaras y arrancar de los juicios (…), lo que él quería era una cuestión política, él quería arrinconarme. Yo no lo puedo acusar de extorsión, pero me sentí chantajeado, me sentí extorsionado que dijera ‘o el juicio abreviado de 61 días o nada, porque de lo contrario -y eso para mí esa es una presión- usted estará fuera del Congreso un año, un año y medio, porque estos juicios demoran”, añadió.

“Yo era un lindo trofeo”

El parlamentario dijo que los dardos de Gajardo -quien lo trató de ser “un competidor (senatorial) que ganó con doping“- se deben a que “el (ex) fiscal es que está falto de pegaentonces está tratando de tener alguna exposición pública, para ver si puede atraer algún tipo de clientela. Creo que él empezó bien, pero terminó mal. Quiso fiscalizar, pero después se obnubiló con las cámaras, se sintió un rockstar”.

Y acusó que “este caballero (Gajardo) tiene un doble estándar. Es un hombre resentido políticamente (…), para él yo era un lindo trofeo. El pinochetismo, lindo trofeo“.

Fuente: COOPERATIVA

Be the first to comment

Leave a Reply