Funcionarios públicos, voluntarios y vecinos retiraron 90 toneladas de basura desde barrio Mirador

Print Friendly, PDF & Email

Alrededor de 90 toneladas de basura retiró el equipo de funcionarios de los Barrios Transitorios de Emergencia (BTE), y los voluntarios de Tarapacá en Acción y Techo Chile, en el primer operativo de aseo y ornato que organizó la unidad BTE – dependiente de la Intendencia de Tarapacá – en el barrio Mirador de Iquique.

Basura domiciliaria, escombros, partes de autos, lavadoras, refrigeradores, sillones, entre otros, fueron sacados por una empresa de aseo y recolección de residuos desde el sector donde se emplazan 240 viviendas. El equipo de cerca de 80 voluntarios también incorporó a los vecinos que, en reiteradas ocasiones, plantearon la necesidad de realizar un operativo de limpieza en su barrio.

“Cuando llegamos al gobierno, una de las primeras reuniones que sostuvimos, fue con las familias de los barrios de emergencia. Nos dimos cuenta que había problemas profundos que por años no fueron atendidos por las autoridades”, explicó el intendente Miguel Ángel Quezada, quien estableció una mesa de trabajo entre los servicios públicos para trabajar con las familias y coordinar diferentes acciones en el lugar.

En ese sentido, este operativo es la primera actividad de aseo y ornato programada por el equipo BTE, a la cual se suman en una etapa inicial: control de plagas, asistencia sanitaria de mascotas y animales callejeros, y estabilizado de los terrenos.

El intendente Quezada destacó la disposición de los voluntarios y los resultados que ha logrado la mesa de trabajo y el equipo BTE. “Esta es solo una de una serie de acciones que realizaremos en los barrios de emergencia. Ya hemos asistido con la clínica veterinaria móvil para atender a las mascotas y animales abandonados, y también hicimos una feria de servicios públicos, acercando la atención a estas familias”, puntualizó.

El operativo, que estaba previsto para retirar 15 toneladas de basura, se extendió desde las 08 a las 20:30 horas, y permitió despejar los espacios comunes del barrio Mirador y eliminar riesgos ante posibles siniestros.