La encuesta CEP al microscopio: La transversalidad generacional de Lavín, el nicho más complejo para Bachelet y el apoyo evangélico a J.A. Kast

Print Friendly, PDF & Email

Un análisis hecho por La Tercera PM a partir de la base de datos del sondeo muestra fortalezas y debilidades de las principales figuras medidas. Aunque aún faltan tres años para las presidenciales, ya hay tendencias interesantes sobre cómo se podrían configurar las bases de apoyo.

“Si llegara a ocurrir, uno siempre está disponible”. La frase es una de las más ocupadas en la política: esta vez, proviene de Ximena Rincón, quien señaló este domingo en una entrevista con El Mercurio que no le haría el quite a una candidatura presidencial. En líneas similares durante este 2018 se han expresado figuras como Ricardo Lagos Weber y Jorge Tarud en el PPD, y, en una postura aún más clara, José Antonio Kast, asegurando que de no mediar motivos de fuerza mayor, estará en alguna papeleta presidencial en 2021, ya sea en primarias o en la primera vuelta.

Y es que, aunque aún faltan 34 meses y medio para que a mediados de noviembre de 2021 se realice esa elección -y casi tres años para un hipotético balotaje-, no se puede ocultar que las aspiraciones y posibilidades de llegar a La Moneda siempre son tema de conversación. ¿Pero cómo se perfilan las figuras más relevantes en los distintos sectores políticos?

La Tercera PM hizo un ejercicio a partir de la base de datos de la encuesta CEP. Tomando como base la pregunta sobre la imagen -positiva o negativa- que tienen los encuestados de un listado de políticos, se analizaron fortalezas y debilidades por diversos segmentos, entre ellos edad, género, nivel socioeconómico, ubicación geoterritorial y religión. Éstos son los hallazgos del sondeo, a la luz del microscopio.

Lavín, con cifras parejas

No importa el ángulo desde el cual se le mire, los números de Joaquín Lavín son consistentes: un conocimiento que supera el 80% y cifras de imagen positiva que se mantienen estables. Un ejemplo de eso es hacer el quiebre por edad. Entre 18 y 34 años, el 47,5% de quienes lo conocen tiene una opinión “positiva” o “muy positiva” de él; lo mismo el 46,8% de quienes lo conocen que tienen entre 35 y 49 años, el 48,3% de quienes van entre 50 y 64 años y el 53,6% de los mayores de 65, su mejor grupo.

Esa estabilidad, sumado a los altos índices de conocimiento, hacen que el sondeo sea muy interesante para sus eventuales perspectivas. Porque lo mismo pasa en los grupos socioeconómicos: siempre sobre el 40% de imagen positiva, aunque en su caso tiene mejor imagen en los segmentos C3 y D que en el ABC1, y el C2 es su mejor nicho.

Por género, Lavín tiene más imagen favorable entre mujeres que entre los hombres, y en su sector -quienes se declaran de derecha o centroderecha- tiene una percepción positiva de sobre el 65% de los consultados, lo que se suma a que en el grupo más grande, quienes declaran no tener ninguna identificación política, también supera el 40% de imagen positiva.

J.A. Kast: mejor en jóvenes y ciudades pequeñas

Se sabe que José Antonio Kast tiene mayor apoyo que rechazo en general, pero hay un grupo donde eso no es así: el 16% que se declara evangélico. En ese grupo, Kast supera el 37% de imagen positiva -casi 13 puntos más que su cifra en el promedio de la población-, y su rechazo es un par de puntos menor.

Su nicho está claro. Entre quienes se declaran de derecha o centroderecha, su aprobación bordea el 60%. Entre quienes dicen saber de él, le va mejor en aquellos que viven en ciudades pequeñas, aun cuando tiene mejores cifras en cuanto a conocimiento en las grandes capitales. Tiene cifras parecidas de percepción positiva entre hombres y mujeres, pero el rechazo entre los primeros es bastante más alto. Y, aun cuando es relativamente parejo en tramos de edad, su mejor desempeño en imagen positiva es entre los jóvenes de 18 a 34 años (27,8%), y el peor entre los mayores de 65 (20,5%).

Bachelet: sube en mayores de 50, pero tiene “empate técnico” entre 35 y 49

55,2% de imagen positiva. La cifra, bastante alta, representa las respuestas de quienes dijeron conocer a Michelle Bachelet y tienen más de 65 años. Es el sector en términos de edad que impulsó su alza, ubicándose 10 puntos arriba del que lo sigue (45,5% entre 50 y 64 años), y con más de 30 puntos de diferencia con la imagen negativa.

Sin embargo, hay una cifra que llama la atención. Bachelet tiene 15 puntos de diferencia favorable entre imagen positiva y negativa en menores de 35 años, pero entre esa edad y los 49 hay un “empate técnico”: el 35,5% dice tener una visión positiva y el 33,7% plantea que su mirada es negativa.

Al analizar por género, Bachelet saca casi diez puntos de ventaja en evaluación positiva entre las mujeres.

Beatriz Sánchez: mejor en menores de 35, ABC1 y D

A quien le va muy bien entre los jóvenes es a Beatriz Sánchez, con un 43,4% de imagen positiva y alto conocimiento entre los menores de 35 años. Este fenómeno de una mayor evaluación positiva que negativa se repite entre los mayores de 65, pero entre los 50 y 64 años -un grupo clave electoralmente hablando, por la proporción de votantes- la imagen negativa supera a la positiva.

No es lo mismo que ocurre en el caso de otras figuras del Frente Amplio que fueron medidas. Por ejemplo, Gabriel Boric es parejo entre grupos, y Giorgio Jackson tiene su mejor evaluación en el grupo que va entre 35 y 49 años.

Be the first to comment

Leave a Reply