Funcionaria con discapacidad no puede salir de su casa hace más de 20 días

Print Friendly, PDF & Email

Natalia Gericke, de 33 años, se mantiene desde el 11 de febrero encerrada en su departamento, ubicado en el piso 13, luego que los dos ascensores del recinto dejaran de funcionar tras las lluvias que afectaron a Iquique. 

Según la afectada y residente del edificio Campanario III, ubicado al sur de la ciudad de Iquique, fue el mismo 9 de febrero cuando los elevadores fallaron a consecuencia de la gran cantidad de agua caída, situación de la que se enteró justo cuando llegó desde sus vacaciones.

«Yo estaba de vacaciones en Santiago y llegué el 10 de febrero a Iquique. Mi mamá ya me había llamado para contarme y yo justo entraba a trabajar el lunes 11, cosa que no pude hacer, así que tuve que extender mis vacaciones hasta que solucionaran el tema«, expresó Gericke.

La situación para Natalia se complica aún más, ya que nació con una mielomeringosele (espina bífida) que la mantiene en silla de ruedas, por ende, no ha podido salir desde su departamento desde ese día. Sólo lo hizo cuando debió ir al psiquiatra para obtener la extensión de su licencia médica. 

La administración

Según lo que indicó la administración a través de informativos, la falla en los elevadores se debió a que tras la inundación de la azotea del edificio «el agua no puedo evacuar debidamente, inundando sala de máquinas y cabinas de ambos ascensores«.

«Desde ese mismo día la empresa de mantención se encuentra realizando pruebas tratando de reparar la caja de circuitos, (…) de no ser posible, nos veremos en la necesidad de adquirir dos equipos nuevos, con la demora que esto conlleva».

Demora que según los mismos explicativos, podría materializarse en 90 días, situación a la que no quiso referirse el administrador del recinto.

Desde la Intendencia Regional, repartición en la que Natalia ha trabajado por 11 años en la Oficina de Información Reclamos y Sugerencias (OIRS), señalaron que han estado en contacto con ella y que se está buscando un inmueble fiscal en un primer piso para ayudarla hasta que el edificio solucione el problema.

La administración de Campanario III se comprometió a entregar un informe a los copropietarios del edificio con los resultados de los estudios realizados a las tarjetas electrónicas que se dañaron con el agua, y que definirá si es posible o no su reparación.

Fuente: COOPERATIVA