Bancos acusan inconstitucionalidad de proyecto que los obliga a responder por fraudes

Print Friendly, PDF & Email

El recién asumido presidente de la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (ABIF), José Manuel Mena, arremetió contra el proyecto que traspasa la responsabilidad de los fraudes directamente a la banca, asegurando que la iniciativa es inconstitucional.

El ex ejecutivo del Banco de Talca y ex gerente general del BancoEstado, en su primera intervención pública criticó la iniciativa que además elimina el cobro de seguros, afirmando que la responsabilidad debe ser compartida y que debe aumentar la educación financiera de los clientes.

«Nos preocupa que exista un proceso inadecuado en que esa responsabilidad no hay forma de poder demostrar que no está bien respaldado ese monto y eso nos parece que tiene claramente elementos de inconstitucionalidad», dijo Mena.

«Es una situación que no hace un producto sustentable. Tenemos la obligación de elevar todos los niveles de seguridad posibles y nuestros clientes también tienen la obligación de un uso responsable de sus productos», añadió.

Odecu: La única responsabilidad sobre fraudes es de la banca

El planteamiento generó el total rechazo de la Organización de Consumidores y Usuarios (Odecu), desde donde sostuvieron que al momento de suscribir un contrato, la banca es directamente responsable, como lo aseguró el presidente Stefan Larenas.

«Yo deposito mi dinero en un acto de confianza a la banca que me cobra además por tener ese depósito ¿Cómo es eso que después se deslinden responsabilidades? La única responsabilidad sobre fraudes es de la banca, no hay otra opción, porque si no meto la plata debajo del colchón», aseguró Larenas.

En tanto, el impulsor de la iniciativa, el senador Manuel José Ossandón (RN), también rechazó los dichos del nuevo líder de la banca, asegurando que el proyecto solo busca emparejar la cancha.

«Decir que este proyecto es inconstitucional es no entender el fondo. Acá sí va a existir un debido proceso y los bancos podrán actuar ajustado a derecho si se comprueba judicialmente que alguien cometió dolo de manera premeditada. No veo nada de inconstitucional, solo veo un proyecto que termina con lo abusos a la ciudadanía», comentó el parlamentario.

El proyecto que traspasa la responsabilidad de los fraudes a la banca ya fue aprobado por la sala de la Cámara de Diputados y ahora debe ser revisado al Senado.

La normativa establece que en caso de fraude los clientes deben avisar de inmediato a su banco, quienes tienen siete días para dar una respuesta, todo sin la necesidad de tener que contratar un seguro.