Contraloría investiga presuntas irregularidades en Universidad Arturo Prat

Print Friendly, PDF & Email

Un sumario administrativo ejecuta la Contraloría Regional de Tarapacá en la Universidad Arturo Prat (Unap) luego que el exestudiante de la casa superior de estudios, Cristofer Espinola Morales, denunció irregularidades en la Coordinación de Deportes.

El titulado en Pedagogía en Educación Física presentó la denuncia en junio de 2018 cuando aún cursaba estudios; sin embargo -según indicó el organismo- el proceso para verificar la veracidad de los hechos sigue en trámite.

Según narró Espinola, fue cuando prestaba servicios para la Coordinación de Deportes, entre los años 2013 y 2018, que detectó las irregularidades que -según acusó- se centran principalmente en malversación de fondos y falsificación de instrumento público.

Contó que para generarle los pagos por los servicios prestados como preparador físico en distintas disciplinas se le pidió que entregue la clave para emitir las boletas de honorarios electrónicas, pero cuando acudía a cobrar el vale vista, el monto era superior al que le correspondía.

«Nosotros (él junto a otros compañeros que también prestaban servicios) íbamos el día 15 a retirar el vale vista y venía más plata. Nosotros decíamos ‘profe me pagaron tanto más’ y nos decían que eso era para pagarle a otra persona, cosa que no era así», narró y afirmó que nunca se le comunicó que se iban a alterar sus boletas de honorarios.

Espinola detalló que en algunas ocasiones llegó a recibir vales vista con un millón de pesos adicionales a su remuneración, diferencia que debía entregar a la Coordinación de Deportes. Aseguró que hacía esto por temor a que lo puedan perjudicar en sus estudios dado que los profesionales que laboran allí, también le impartían clases en la carrera de Pedagogía en Educación Física.

Acusa falsificación

En cuanto a la falsificación de instrumento público, denunció que detectó la alteración de cartolas de notas, certificados de egreso y certificados de alumno regular para que deportistas puedan representar a la institución. Para ello -según describió- se empleaba un programa para convertir los archivos de PDF a Word, a fin de hacer los cambios necesarios y luego transformarlos al formato original para presentarlos ante los entes correspondientes.

Por lo mismo, antes de acudir a Contraloría, denunció esto en la universidad y además solicitó que se adopten medidas que salvaguarden el debido término de sus actividades curriculares. Así ocurrió y pudo titularse.

La Universidad

Desde la Unap indicaron que recibida la denuncia, de inmediato se dispuso un sumario administrativo «el cual a petición de la Contraloría Regional se acumuló al iniciado por ese organismo de control, por lo que no se concluyó el proceso y, por ende, no se alcanzaron a tomar medidas».

Precisaron que al no haber concluido dicho proceso, «no se pueden adoptar medidas contra las personas denunciadas. Los principios de debido proceso y de inocencia deben cumplirse a cabalidad».

Fuente: ESTRELLA IQUIQUE