Unesco retira a las oficinas salitreras Humberstone y Santa Laura de la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro

Print Friendly, PDF & Email

 

El Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco retiró hoy las oficinas salitreras Humberstone y Santa Laura de la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro, y felicitó al Estado de Chile por su «esfuerzo sostenido» para garantizar su preservación. La decisión fue adoptada entre aplausos en la cuadragésima tercera sesión del Comité del Patrimonio Mundial, que se celebra en la capital azerbaiyana y que concluirá el próximo 10 de julio.

En su resolución, el Comité «felicitó calurosamente» a Chile por su «esfuerzo sostenido durante un período de casi 15 años para implementar un conjunto comprehensivo de medidas» para garantizar la protección del sitio. «Ha sido un proceso ejemplar», dijo al presentar el proyecto de resolución César Moreno-Triana, responsable de la Unidad de América Latina y el Caribe de la Secretaría de la Convención del Patrimonio Mundial de la Unesco.

El Comité destacó, en particular, la implementación de un plan de administración y de medidas de seguridad del sitio y de sus visitantes, así como la identificación en torno a él de un área de protección de cerca de 3 millones de metros cuadrados, denominada Zona Típica por la legislación chilena.

El representante de España calificó de «ejemplo a seguir» y de «referente de buenas práctica», la labor de las autoridades chilenas y de todas la entidades que participan en la preservación de las oficinas salitreras Humberstone y Santa Laura. Las delegaciones de México, Cuba, Guatemala, Noruega, China, Hungría, entre otros países, se sumaron a las felicitaciones a Chile.

Ministra: Un estímulo «para continuar trabajando» Por su parte, la ministra de las Culturas, Consuelo Valdés, celebró la decisión a través de su cuenta de Twitter. «Estamos muy contentos por esta gran noticia (…) Seguiremos trabajando por mantener vivo su legado», escribió.

La secretaria de Estado agregó que Humberstone y Santa Laura, «son testimonio de lo que fue la industria del salitre, con la llegada de migrantes a buscar oportunidades, así como un ejemplo de la capacidad humana de transformar un medio hostil en un lugar habitable». Asimismo, recordó que «fueron los propios pampinos quienes impulsaron la conservación de estos espacios, para mantener viva la historia de quienes dieron vida por décadas a las salitreras y rescatar la memoria cultural».

Finalmente, señaló que la decisión del Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco es un estímulo para «continuar trabajando en conjunto en los desafíos aún presentes de conservación, investigación y en la gestión de los otros asentamientos salitreros incluidos en la zona de protección».

En 2005, las salitreras Humberstone y Santa Laura, administradas por la Corporación Museo del Salitre, fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y, al mismo tiempo, incluidas en la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro. Situadas en la pampa del Tamarugal, en el desierto de Atacama, y separadas por una distancia de 1,5 kilómetros, fueron en su momento las mayores productoras mundiales de salitre, una mezcla natural de nitratos de potasio y de sodio, el fertilizante que dominó el mercado desde mediados del siglo XIX hasta comienzos el XX.

Las oficinas, que fueron abiertas en 1872, captaron fuerza de trabajo de Chile, Perú y Bolivia y de muchos otros países, y operaron de acuerdo al auge o la caída de la demanda de salitre en los mercados internacionales hasta 1950, cuando cerraron de manera definitiva. Según la Corporación Museo del Salitre, Humberstone y Santa Laura constituyen «un conjunto integral y representativo del fenómeno del salitre las formas de trabajo y vida que este generó».

Creada en 1997 por antiguos habitantes de las salitreras del norte de Chile, la Corporación en enero de 2002 adquirió Humberston Y Santa Laura con el propósito de restaurarlas y convertirlas en museos. Con la explotación de las salitreras surgió la identidad cultural pampina, conformada por la mezcla de los distintos perfiles de los estadounidenses, ingleses, chilenos, peruanos, bolivianos, argentinos y personas de otras nacionalidades, que amalgamaron costumbres y códigos de comunicación propios.

Además de las oficinas salitreras Humberstone y Santa Laura, Chile cuenta con otros cinco sitios declarados Patrimonio Mundial: el sistema vial andino Qhapaq Ñan (que comparte con Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú), Valparaíso, Campamento Sewell, Iglesias de Chiloé y el Parque Nacional Rapa Nui.

Fuente: Emol.com