Universidad Católica igualó con Coquimbo Unido y quedó a diez puntos de Colo Colo

Print Friendly, PDF & Email

Antes del comenzar el partido ante Coquimbo Unido, Universidad Católica recibió una buena noticia, en sus intereses de ser campeón: perdió Colo Colo. Con ello, el monarca vigente tenía la gran ocasión de distanciarse aún más de su escolta, sacar 12 puntos de luz. Eso no pasó. Los filibusteros fueron un obstáculo durísimo para los franjeados, reflejado en el 1-1 final. Pudieron ser 12, pero son solo 10 los puntos de diferencia entre el líder y su escolta.

El equipo de Quinteros llegó con mermas a nivel ofensivo, porque sus dos centrodelanteros extranjeros fueron bajas por lesión: Sáez y Riascos. Con ello, se produjo el retorno de Diego Valencia a la actividad, luego del accidente que sufrió en un entrenamiento, cuando le cayó un fierro desde el techo. El 30 de la UC jugó con un protector para su cabeza, como un rugbista, o como el retirado arquero Petr Cech.

El inicio fue parejo porque ninguno de los elencos era superior al otro. Los piratas, que arribaron a Santiago con la nube de la denuncia por acoso interpuesta por una periodista de TVN, apostaron por un 4-4-2, con Farfán y Muñoz bien abiertos para explotar las bandas cuando tuvieran la pelota. Eso sí, cualquier tipo de efecto fue escaso. En los primeros 20′ pasó poco y nada en ambas áreas. Mientras tanto, Mauricio Pinilla, que se notó que arrastraba inactividad, retrocedía para intervenir en el juego. Hay un dato clave que sirve para describir lo que fue el primer lapso: si la visita no tuvo tiros al arco, el local tuvo solo uno: el gol.

Una volea de José Pedro Fuenzalida puso en ventaja a la UC, apareciendo solo por su franja para generar algarabía en San Carlos. De a poco, aquello se fue desvaneciendo, porque el puntero del campeonato no jugaba bien. Las esporádicas apariciones de Aued y Puch no ayudaban a la intención de los cruzados de generar más peligro. Ni las pasadas de Cornejo por la izquierda ni el manejo de Pinares permitieron profundidad.

La falta de claridad fue profunda en el complemento, cuando el panorama se le complicó a Católica, tanto por el resultado como por lo exhibido en cancha para remediarlo. Fue muy poco, considerando la exigencia que se tiene con un elenco como la UC. En los 61′, llegó la igualdad aurinegra con un autogol de Huerta, quien conecta el balón ante una arremetida de Pinilla en el área. El ex ariete de la U celebró como si fuera de él, en una jornada donde fue pifiado cada vez que tocó la pelota.

En la búsqueda de maquillar el trámite del juego, Quinteros movió el tablero con los ingresos sucesivos de Silva, Buonanotte y Munder. Con ello, Puch, de opaco desempeño, quedó de 9 falso. Mientras tanto, Coquimbo hacía negocio y con pelotas detenidas daba susto. Sacaba provecho de los líos defensivos de Juan Cornejo, de lo más discreto en el local.

Fuente: LA TERCERA

 

Be the first to comment

Leave a Reply