CONAF Tarapacá firma Convenio de colaboración para reabrir el centro recreacional Anatiña.

Print Friendly, PDF & Email

El director regional de CONAF, Juan Ignacio Boudon, junto a la presidenta de Plataforma Nomadesert, Javiera Pavez, firmaron un convenio para la recuperación de Anatiña como un espacio de creación artística y difusión territorial junto con promover la educación ambiental de la madera de tamarugo, árbol nativo y endémico de nuestra región.

Gracias a este convenio, los tarapaqueños podrán en el mediano y largo plazo disfrutar de la naturaleza con un sentido de pertinencia y educación ambiental el proyecto busca incorporar espacios de camping, espacios de creación junto con aportar al mejoramiento de la infraestructura Cultural Educacional, que pueda servir como plataforma para potenciar el desarrollo sostenible en la Región de Tarapacá, a través de la puesta en valor de la cultura local, el paisaje y las economías creativas.

Juan Ignacio Boudon, director regional de CONAF, destacó la alianza establecida con Nomadesert  señalando que “es un paso relevante para recuperar este sitio que fue abandonado en años anteriores de esta forma seguiremos promoviendo la cultura y patrimonio natural de nuestra región, para que todos los chilenos puedan disfrutar sus Áreas Silvestres Protegidas.

El directivo, además resaltó que para CONAF es importante poder resalar el centro recreacional Anatiña como un ejemplo a nivel nacional en el desarrollo cultural sostenible desde lo local hacia lo global.

Javiera Pavez, presidenta de esta Plataforma de Trabajo Colaborativo, explicó que la firma de este convenio viene a marcar un hito para la organización, un antes y un después en su gestión de casi 10 años de trabajo en los cuales han logrado consolidar un «discurso», una misión y visión, una manera de hacer las cosas, basada en la programación de acciones ocio-educativas que permiten encadenar productivamente diversos agentes a través de la puesta en valor del patrimonio cultural, Activaciones Territoriales.

Luego de este convenio, Pavez explica los siguientes pasos de Nomadesert: “pensamos trabajar para hacer de Anatiña un espacio de creación artística y difusión territorial, una plataforma, un basecamp cultural, que posibilite el intercambio con agentes locales, nacionales e internacionales en el Desierto más árido del mundo, re significando el lugar desde colectivo, para así, hacerlo propio»