Gobierno brasileño reafirma críticas a Bachelet sin citar ataque de Bolsonaro

Print Friendly, PDF & Email

«En momentos en que Venezuela, por ejemplo, vive una crisis humanitaria en escala sin precedente y que afecta a toda la región, la alta comisionada tendría que concentrar sus esfuerzos en asuntos más urgentes y evitar precipitaciones, falsedades e ilaciones indebidas al comentar la política interna de un país democrático como Brasil», aseguró la cancillería.

La Cancillería brasileña acusó a la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michele Bachelet, de hacer comentarios precipitados y falsos sobre la política interna de Brasil en un comunicado en el que no citó el ataque personal del presidente Jair Bolsonaro a la expresidenta.

“En momentos en que Venezuela, por ejemplo, vive una crisis humanitaria en escala sin precedente y que afecta a toda la región, la alta comisionada tendría que concentrar sus esfuerzos en asuntos más urgentes y evitar precipitaciones, falsedades e ilaciones indebidas al comentar la política interna de un país democrático como Brasil”, asegura el comunicado divulgado este miércoles por la Cancillería.

En la nota, el Ministerio de Relaciones Exteriores dice haber recibido con “indignación” las declaraciones que la expresidenta chilena hizo este miércoles en una rueda de prensa en Ginebra y en las que criticó la situación de los derechos humanos y de la democracia en Brasil.

Las declaraciones de Bachelet provocaron una inmediata y dura reacción de Bolsonaro. Acusó a la expresidenta chilena de defender “vagabundos” y se refirió a la muerte de su padre durante la dictadura chilena. “Señora Michelle Bachelet: si no fuera por el personal de (Augusto) Pinochet, que derrotó a la izquierda en 1973, entre ellos a su padre, hoy Chile sería una Cuba”, dijo Bolsonaro en respuesta a declaraciones de la expresidenta chilena, cuyo padre fue torturado y asesinado en la dictadura de Pinochet.

El ataque personal de Bolsonaro generó críticas de casi todos los sectores políticos chilenos, incluso del Presidente Sebastián Piñera, quien alegó no compartir “en absoluto” la alusión hecha por su homólogo respecto a Bachelet, “especialmente en un tema tan doloroso como la muerte de su padre”.

En el comunicado en que cuestiona los ataques de Bachelet a la situación de los derechos humanos y de la democracia en Brasil, la Cancillería se abstiene de hacer cualquier referencia a la declaración de Bolsonaro. La cuestionada declaración igualmente fue ignorada por el portavoz de la Presidencia, Otavio Rego Barros, en la rueda de prensa que concedió esta noche en el Palacio de Planalto. “El presidente se limitó a referirse a los comentarios de Bachelet y dijo que la comisionada de la ONU desconoce la situación política de Brasil, que menosprecia la plena democracia que vivimos y que le divulga al mundo informaciones que distorsionan totalmente la realidad del país”, afirmó el portavoz presidencial.

Rego Barros afirmó que la posición de Bolsonaro se limita a “ese texto leído” y se negó a referirse a la polémica generada por su declaración y al comentario hecho por el presidente chileno sobre el mismo. En las declaraciones en que se refirió a Brasil, Bachelet citó el fuerte aumento de los “asesinatos” de civiles cometidos por la Policía en Brasil, que atribuyó a “un marcado aumento de la violencia policial” y a “discursos que legitiman las ejecuciones extrajudiciales y la ausencia de rendición de cuentas”.

Igualmente alertó sobre la reducción en los últimos meses del “espacio cívico y democrático en Brasil, caracterizado por ataques contra los defensores de los derechos humanos y restricciones impuestas al trabajo de la sociedad civil”. “No es la primera vez que la alta comisionada se refiere a Brasil sin respetar la verdad: recientemente, antes de que fueran concluidas las investigaciones sobre la causa de la muerte de un indígena wajapi, se precipitó al afirmar que se trataba de un asesinato, lo que más tarde se reveló falso”, respondió el ministerio en su nota.

El comunicado agrega que Brasil se enorgullece de la solidez y resistencia de su democracia y que Bolsonaro, elegido democráticamente por más de 57 millones de votos, “recibió el claro mandato de la población para garantizar su pleno ejercicio del derecho a la vida, a la seguridad y a la integridad física”.

Según la Cancillería, la valorización de las actividades de la policía “constituye un componente fundamental de este proyecto” y comienza a mostrar resultados con la reducción en un 21,2 % de la tasa de homicidios en Brasil en los primeros cuatro meses de 2019. “Otra grave imprecisión de la alta comisionada fue la supuesta reducción del espacio de la sociedad civil en Brasil. Al contrario de lo que infiere sin cualquier evidencia concreta, el espacio cívico y democrático se encuentra vivo y en expansión en Brasil”, afirma el Ministerio de Exteriores.

 

 

La Tercera………………